Jueves, 06 Abril 2017 02:44

Les queda bien: Hipnosis para niños

Álvaro Morgan, Master Practitioner en Programación Neurolingüística (PNL) y Especialista en Hipnosis Clínica Ericksoniana, certificado por la International Community of Neurolinguistic Programming ICNLP y la International Association of NLP Institutes, colabora con nuestra revista con un interesante artículo acerca de cómo actúa la hipnosis en los niños como herramienta terapéutica, ¡que lo disfruten!

Dicen por ahí que la hipnoterapia o la terapia por medio de la hipnosis (en particular la Ericksoniana) es un “traje de sastre” al mundo del cliente o paciente. Primero se escucha muy bien para entender el pedido o encargo, se toman las medidas, se elige la tela, la que mejor le quede al cliente y según la estación de la vida que esté viviendo. Se decide qué tipo de corte tendrá la prenda...ese corte que haga resaltar sus mejores cualidades y deje imperceptibles sus defectos, o más bien, que transforme sus peores partes en virtudes o formas destacables. 

A veces llegan a la sastrería o al taller de costuras pedidos especiales, probablemente una madre o padre pidiendo un traje para su hijo o hija esperando obtener un resultado especial para un evento especial, para integrarse mejor en la sociedad, destacar en el colegio, sentirse cómodo en la casa o simplemente tener un atuendo apropiado para jugar y disfrutar de su niñez en cualquier situación. A veces, traen también antiguos trajes que sólo necesitan un par de arreglitos para disfrutar de otro año o quizás de otra década de crecimiento. 

El sastre o modista (los buenos sastres y modistas por supuesto) saben que para que el niño o niña se entregue al proceso de confeccionar un traje, es mejor sacar las tijeras grandes cubiertas de plástico colorinche y punta roma, la huincha de medir con números gigantes llena de dibujitos e historietas, los dedales con caras de personajes divertidos y los alfileres de gancho con figuritas de películas y cuentos infantiles. Si quiere que el niño se quede quieto para tomar una medida específica...juega al ¡1, 2, 3 momia es!, y si quiere que se mueva juegan al pillarse, escapando primero el que tenga que escapar primero. 

Pero los niños no juegan a cualquier cosa. Es importante escuchar y ver bien lo que al niño le llama la atención, no vaya a ser cosa que juguemos a las haditas con un fanático de Minecraft, ¡no po, eso es muy fome!

Como el caso de Rebecca, (para no decir su verdadero nombre, ya que es fundamental cuidar las elecciones de moda de nuestros clientes para que no les copien la prenda) una niña de ocho años a la quien llevaron para confeccionarle un vestido nuevo. Sus apoderados estaban preocupados porque su vestido estaba siempre lleno de manchas oscuras y eso hacía que ella usara un lenguaje fuerte para su edad, hablando frecuentemente de muerte, sangre y desmembramientos. Como su vestido estaba siempre oscuro y era distinto al de los demás, Rebecca solía denigrar a sus compañeros lo que la mantenía también muy aislada en los recreos. Tampoco le gustaba que le tocaran sus útiles escolares porque según ella dice “esos niños tontos me contaminan las cosas”. Lo que esperaban los adultos tanto en la casa como en el colegio, era que Rebecca se integrara más al curso para que lo pasara mejor y tuviera una infancia sana y un desarrollo hacia la adolescencia con buenas relaciones de amistad. 

Habían intentado comprarle trajes rosados hechos en china, pero los había manchado todos con las tintas más negras jamás hechas. En el colegio ya no sabían qué hacer con tanta oscuridad. El sastre ya tenía claro el pedido. Un traje nuevo para Rebbeca que le quedara bien a ella y que le permitiera moverse con libertad entre sus compañeros y, a la vez, que fuera un traje llamativo pero no tanto como para espantar a los pájaros. 

Cuando Rebbeca llegó a la sastrería llevó su atención a una cortina donde habían dibujos de muchos animales distintos llevando a otros animales más pequeños en sus lomos. No fue ninguna sorpresa que el animal que más llamara su atención fuera un Tiranosaurio Rex y que la conversación estuviera centrada ahora en los colmillos gigantes del animal y en su capacidad de comerse a todos los demás animales. La tentadora croquera grande y los muchos plumones de colores invitó a Rebecca a que dibujara esas situaciones resultando ser además de una gran dibujante, una excelente directora creativa. 

La sesión de medidas y arreglos transcurrió como una conversación dibujada donde los colmillos agresivos fueron transformándose en cuidados para los Tiranosaurios bebés y los desmembramientos en curaciones con parches y vendajes de colores. La contaminación se transformó en el espacio aéreo con smog de Santiago donde volaban los Pterodáctilos y compartían ese aire. También por ahí apareció un Camaleón, que cambiaba de colores y a veces era oscuro y otras veces claro. Al final, el Camaleón fue el héroe de toda esta historia y terminó guiando a su pueblo multiespecie hacia un lugar donde todos podían compartir y sanarse mutuamente si tenían alguna herida o se habían roto un alita. Los animales más grandes llevaban a los más pequeños en sus lomos como en la cortina. 

Después de dos sesiones, Rebecca se siente ahora muy cómoda en su nuevo traje, que es de tela un poco oscura y está llena de accesorios y bolsillos de colores muy especiales que llaman la atención de sus compañeros a los cuales ella puede cuidar jugando, compartiendo el mismo aire. Se integró bien al curso, tanto así que la eligieron para ser líder de algunos juegos grupales.

El trance es natural en los niños y como adultos tenemos la oportunidad de entrar en ese trance cada vez que estamos con un niño, ya sea terapéuticamente o como padres, tíos, abuelos o hermanos. Cada vez que lo hacemos experimentamos la alegría creativa de jugar y estamos arreglando o quizás cambiando nuestro propio traje, con la tela adecuada para la próxima estación de la vida que nos toque vivir.  

Como sastres o modistas, entramos en el trance con toda libertad sin olvidar nunca el pedido original de nuestros clientes, para que vistan todas sus preferencias y manifiesten toda su particularidad, con un corte y confección tan elegante que no podrá resistirse a ser lucido frente al mundo. Simplemente, les queda bien. 

Leer 224 times Modificado el Jueves, 27 Abril 2017 17:48