Martes, 09 Mayo 2017 15:49

¡LA MENTE MIENTE! NEUROCIENCIA APLICADA AL COACHING

Sandra Martinhago, brasilera, Psicóloga, socia fundadora de NEFESH (Núcleo Especializado en Formación Empresarial y Humanística en Brasil), Executive Coach, Business Coach, Practitioner y Master Practitioner en Programación Neurolingüística (PNL) y Profesora de Human Coaching Network, nos invita a comprender cómo la neurociencia puede ayudarnos a solucionar problemas emocionales desde la mirada del Coaching. 

"Nuestra mente, miente". Esta es una expresión utilizada en Brasil, en que hacemos el uso ambiguo de la palabra "mente", donde en un primer momento la palabra significa nuestra mente, nuestros poderes psíquicos, y en otro momento, significa miente de mentira. Con esta expresión queremos decir que es un gran desafío confiar en nuestra mente.

La presuposición de la PNL "el mapa no es el territorio" nos lleva a entender eso. Tenemos en nuestros sistemas representacionales registros de las situaciones que vivimos en toda nuestra vida. Nosotros registramos millones de bits de información por segundo y sólo somos conscientes de unos pocos miles de bits. Esto significa que el 95% de lo que tenemos registrado es inconsciente y sólo el 5% de la información es consciente. Así que cuando pensamos que estamos usando nuestro cerebro racional, en realidad, estamos activando los significados, creencias y valores que se almacenaron durante toda nuestra vida. Lo que necesitamos saber es que a la hora de tomar decisiones, la mayoría de las veces, vamos a elegir la estrategia que va a generar menos sufrimiento y no siempre será la mejor, pues probablemente podemos cometer algunos errores.

INTELIGENCIA EMOCIONAL

La inteligencia emocional es una competencia que permite sopesar los conflictos emocionales y mantener el cerebro racional en comando.

Para esto necesitamos que nuestros músculos desarrollen habilidades motoras para la acción. Entonces, si no hemos almacenado esta información en el músculo, no vamos a tener disponible la estrategia de acción para el resultado que queremos. Estos registros musculares son nuestros registros de reptil, y ahí no están sólo nuestros registros, sino también los de nuestra genealogía a través de nuestro ADN.

¿Cómo poner los músculos en acción?

Para lograr los resultados que queremos necesitamos de un cierto nivel de acción, de actitud. Pero antes de tomar cualquier acción, debemos comprender que estamos limitados por las memorias emocionales del pasado. Muchas son nuestras experiencias, acontecimientos de la vida, y no es raro oír decir que no se tienen muchos recuerdos de la infancia. Eso es un hecho. No tenemos muchos recuerdos conscientes de nuestra vida, pero tenemos el 95% de los recuerdos inconscientes de la infancia que se almacenan en lugares específicos del cuerpo. El punto es que el cerebro emocional no registra nuestras experiencias de vida, o sea, los hechos como realmente son.  

Los registros se producen de las emociones sentidas en estas experiencias y los significados asignados a esas emociones crean nuestras creencias y valores. Y estamos viviendo a través de ellas, sin saber si nos elevan o si nos disminuyen. Entonces, respondemos en el tiempo presente con las estrategias emocionales del pasado y como ya estamos automatizados, al primer signo de una emoción, el cerebro reptiliano está listo para moverse o estancarse.

El hecho de que el cerebro repitiliano tenga en sus músculos un registro para actuar de forma inmediata y el cerebro emocional archive los sentimientos y sensaciones, hace que existan muchos errores a la hora de tomar una decisión en los negocios, ejerciendo influencia en el cerebro racional en momentos de estrés y de presión, causando una baja en el rendimiento.

En este contexto, la sensación de fracaso puede llevarnos a entrar en piloto automático y actuar de manera instintiva con los archivos que existen en el cerebro repitiliano.

HERRAMIENTAS PARA DESACTIVAR LOS REGISTROS ERRÓNEOS DEL CEREBRO EMOCIONAL

Imagínese teniendo una herramienta que le permita actuar conscientemente y desactivar en segundos los registros emocionales.

Teniendo en cuenta que nuestros registros almacenados en el cerebro repitiliano nos llevan a actuar en fuga o a reaccionar de acuerdo con la memoria emocional, esto significa, que si no aprendemos a desactivar estas memorias emocionales equivocadas y liberar nuestros músculos de este registro, podemos pasar toda nuestra vida en piloto automático sin haber elegido. Tal vez, desde allí, venga a menudo la sensación de no tener opción y de perder la voluntad de alcanzar el éxito.

¿Por qué usamos este piloto automático?

Porque nuestra mente consume mucha energía para pensar. Cerca del 20% de nuestra energía es utilizada por el cerebro en reposo. La actividad de pensar nos causa mucho desgaste, ya que somos seres inteligentes, trabajamos con la memoria disponible, o sea, las memorias instintivas aprendidas que nos ponen en acción.

Cuando pensamos gastamos una grande cantidad de energía, cuando vamos a responder a cualquier pregunta, todo nuestro sistema ya tiene la respuesta, el cuerpo y la mente ya se han conectado, y antes de siquiera pensar en la respuesta, ya está ahí.

Cuando aprendemos a desactivar estas memorias emocionales, podemos fortalecer las acciones del cerebro reptiliano y disfrutar de sus habilidades.

¿Qué problemas podemos tener cuando nuestros cerebros no se desarrollan bien?

Quien no tiene desarrollado el cerebro reptiliano, necesita un tutor para que lo acompañe. Por lo general, estas personas tienen la necesidad de recibir instrucciones constantes. Sus supervisores siempre le están diciendo ¿no te enseñaron eso antes?

CEREBRO EMOCIONAL – CEREBRO REPTILIANO

Aquellos que no tienen el cerebro emocional bien desarrollado, por lo general, tendrán dificultades de convivencia con sus compañeros de trabajo, podrán estar preocupados muchos más con los resultados que con la satisfacción de los empleados. Si este cerebro es más desarrollado que el cerebro repitiliano le llevará a ser más ocupado con sus colegas que con los resultados de la compañía. En general son líderes de opinión en la empresa. Esas personas son muy buenas para ganar corazones.

Si el cerebro racional fuera más desarrollado, esa persona se orientará a las reglas, normas, proyectos, pero si no ha desarrollado el cerebro repitiliano, tiende a quedarse mucho en el mundo de las ideas, y su participación será pequeña. Si usted tiene los dos cerebros, el racional y el repitiliano desarrollado y no tiene el cerebro emocional, es más ocupado con los resultados y el cumplimiento de las normas y reglamentos. ¿Y las personas para esos líderes? ¿quiénes son ellos? Estos líderes se responderían, las personas no son el criterio más importante, sí los resultados y las reglas.

Aprender a capacitar estos tres cerebros y desarrollar sus habilidades desactivando los conceptos erróneos que los paralizan, proporcionará un gran libertad, y un accionar con mayor conciencia en la vida y sobretodo, se verificará el aumento de la inteligencia emocional.

MAYOR AUTONOMÍA

El aumento de la autonomía que se ganará es simplemente fantástico, porque usted aprenderá a cuestionar esos tres cerebros y saber cuál de ellos está actuando en cada momento que tenga que tomar una decisión.

Quién no desarrolle estas habilidades, pasará toda su vida creyendo que ha tomado las mejores decisiones en su vida, pero en realidad, es el piloto automático quien toma las decisiones basadas en evitar un mayor sufrimiento y dolor.

Sabemos que a menudo tenemos que tomar riesgos para avanzar y abrir nuevos horizontes. Sin embargo, permanecer en la cueva como los primates, por temor a los depredadores ya no es posible hoy en día. Disparar para todos los lados, pensando que algo está pasando solamente por tener una amenaza, no parece una buena idea.

Necesitamos desarrollar nuestra inteligencia emocional (QE) porque nuestro cerebro todavía reacciona a muchas cosas como un primate en pleno siglo XXI.

¡LA MENTE MIENTE!

No podemos creer más en nuestra mente sin cuestionarla. El Coaching y la PNL nos han dado un gran avance en el desarrollo de nuestra capacidad de pensar sobre nuestros pensamientos y darles significados que nos den poder. Saber pensar sobre nuestras emociones nos proporciona nuevas perspectivas.

El hombre de hoy no puede ignorar la urgencia de este desarrollo, porque tendrá como resultado un alto nivel de estrés, y como sabemos, el estrés está matando más gente que los accidentes de tráfico.

La neurociencia aplicada al coaching le dará acceso de entrada a ese mundo interior del cerebro humano.

Podríamos inferir que la nueva selección natural de las especies de hoy ocurrirá por la capacidad de pensar rápido sin ser engañado por los archivos del pasado y no dejarse llevar por las emociones sin antes cuestionarlas y sin tener la capacidad de decidir por cuánto tiempo y cómo ellas seguirán influyendo en los procesos de decisiones profesionales y personales.

¿Estás listo para este nuevo mundo?

 

Leer 957 times Modificado el Jueves, 11 Mayo 2017 16:54