Lunes, 10 Diciembre 2018 17:43

Entrevista a Grimanesa González y Marisol Castillo

A: Su taller consiste en “Mentoring, mentor y mentee, qué nos determina”. Me gustaría que nos contaran qué, un poco, quieren decir con mentee, porqué tiene dos “e”.

Grimanesa González: Así como el coaching tiene el coach y el coachee, acá el mentoring tiene el mentor y el mentee, quien es el que recibe el proceso.

A: ¿Por qué se llama mentee?

Marisol Castillo: Es la derivación de mentoring.

A: ¿Para quién está dirigida esta charla?

Grimanesa González: La charla está orientada a mostrar un poco del mentoring de desarrollo a los mentores, especialmente a los mentores, y a la vez también a quienes estén en el mundo del desarrollo, como bien lo hablaba Paul en su charla de hoy día, tanto coaches del desarrollo como mentoring de desarrollo. Está orientada nuestra charla a mostrar y a hacer conciencia de cuánto de aquello que nosotros sabemos somos capaces de modificar para poder enseñar a otro.

A: Y, ¿Cuáles son los factores que determinan a un mentor?

Marisol Castillo: Bueno, en definitiva, hay una preparación previa para ser mentor. Un buen mentor, que también es parte de lo que vamos a hablar en la charla, te acuerdas de un estudio que se realizó por David Clutterbuck, cuenta con tres cualidades muy importante. Cuenta con tres cualidades muy importantes, que tiene relación con la compasión, con el coraje y también tiene relación con la creatividad. Y por qué son esas tres cualidades, porque con la compasión el mentor tiene la función de ayudar al otro con su propia voluntad y con una buena intención. Siempre está pendiente de ayudar a otros con sus influencias, con sus características, en el mejoramiento del mentee. Y en la creatividad, para poder influenciarlo, para poder desafiarlo a que encuentre nuevos constructos, a que encuentre nuevas conexiones y pueda tomar mejores decisiones en beneficio del mentee y también de la gente que lo rodea. Y coraje también tiene relación con tener esta fuerza de tomar acción, de esta fuerza de tomar decisión y de creer en sí mismo.

A: ¿Y qué pasa cuando hay discrepancias entre el mentor y el mentee? ¿Como se soluciona esa disputa?

Grimanesa González: En realidad es parte del proceso. Porque como decía Marisol, si bien uno se puede preparar para ser mentor, en realidad, sin consciencia, todos somos mentores de alguien o todos somos mentee de alguien, o todos hemos hecho, por ejemplo, coaching a alguien sin saber que era coaching. Siempre estamos haciendo algo sin consciencia, como “tu eres super bueno haciendo tal cosa”, pero porque te fluye, ¿si?. Entonces cuando alguien te dice “oye pero eres super bueno en eso, podrías especializarte, profesionalizarte”, ahí tomas consciencia de que podría ser una actividad. Entonces cuando tomas consciencia y lo haces como una profesión, estás preparado para que justamente tu mentee te desafíe y te diga “mira, yo no pienso igual, para mi es esto, para mi significa esto otro” y desde ahí uno aprende. A diferencia de cualquier otra disciplina, en el mentoring es una información que yo te enseño, pero yo aprendo de ti también, de tu experiencia. Osea, el mentor y el mentee pueden recibir la misma información en cuanto a aprendizaje.

A: Pero ¿es más compleja la profesión de mentoring? ¿O no hay esta cosa como de que uno es superior que el otro? ¿cómo funciona ese sistema como de jerarquía?

Grimanesa González: Como es un mentoring de desarrollo y no de conducta, lo que tu tienes que demostrar es que tu estás más capacitado para hacer que la persona piense diferente. Porque puede ser de conducta y que la persona tenga muchisimos más logros que tu, pero que sus formas de pensar, y sus procesos de pensar no sean tan rápidos como los tuyos, y desde ahí él se ha desarrollado en un área, conducta, hacer, hacer, hacer, hacer, y no en el desarrollo del pensar qué hacer, del pensar sobre qué actuar, del pensar sobre cómo hacer mejor las cosas. Entonces desde ahí, si tu tienes esa capacidad más desarrollada que tu mentee, lo más probable es que independiente de las conductas o capacidades más altas que tenga, te va a ver como una guia, como alguien a seguir.

A: Recuerdo la charla que dió Otto acña msmo, y decía que si uno no estaba en la jerarquía o en el nivel adecuado, tenía que renunciar de cierta forma a seguir siendo el mentor. ¿Sucede eso? ¿Les ha pasado a ustedes que de repente dicen “yo estoy menos capacitado, estoy más capacitado”? ¿Cómo funciona ese sistema como de niveles?

Marisol Castillo: Si, se presenta en el mentoring la opción de que te puedas enfrentar a alguien de nivel distinto. Es difícil si que alguien que tenga un mayor nivel de desarrollo cognitivo o desarrollo de pensamiento busque a un mentor a un nivel que no sea superior a él o a ella. Puede suceder que a lo mejor tengas un mentee que tenga un menor nivel de desarrollo de pensamiento, y es ahí donde está la habilidad del mentor de poder influenciarlo hacia el mejor camino del mentee. También es importante tener eso claro de que todos somos diferentes y que tenemos conexiones distintas y tiempos distintos. Hay mentees que generan conexiones mucho más rápidos que otros, por lo tanto puede requerir de más o menos sesiones de conversación, de una profundidad a un nivel o a otro nivel, y todo depende de como se vaya llevando la relación entre mentor y mentee.

A: Y para ser un mentor, ¿determina mucho nuestro sistema de creencias? ¿o se pueden ir modificando?

Marisol Castillo: Yo creo que si no eres capaz de modificar tus creencias en este ámbito del desarrollo del pensar, no vas por buen camino. Porque en realidad esto de las creencias es a todo nivel, osea, está desde una persona muy poco capacitada a una persona muy capacitada, entonces tu, tu forma de demostrar que en realidad tu desarrollo del pensar es evolucionado, es rápido, es justamente que tus creencias puedan ser flexibles en cuanto, más que a tus creencias mismas, a respetar las otras ¿si?. Y en ese respetar poner en duda quizás algunas, desde ahí adecuarlas, osea, siempre he pensado que ninguna es buena ni mala. Ninguna tiene la capacidad de definir si la persona es buena o mala, pero si es importante identificar dónde utilizarlas, como en qué momentos o con qué personas, porque yo he visto a personas brillantes haciendo mentoring con muy poco desarrollo en cuanto a lo profesional o a títulos, pero sí a una basta experiencia. Y yo creo que también los años son un potencial ayudador si estás en este desarrollo, para decir esta frase que a mi me gusta mucho y que es cómo se feliz. Osea es como, hay muchas cosas en la vida que importan y, como dijo Paul ahora al final, lo único que queda es tu propósito, qué haces de la vida en general. si te mueres, si te vas, qué queda con el resto.

A: ¿Y, qué creen ustedes que nos determina para ser un buen mentor o mentora? ¡Qué cosas, si es que no es romper ese sistema de creencias¿,¿ qué cosas nos pueden determinar para seguir un buen camino y no desviarse?

Marisol Castillo: Bueno, de mi parte principalmente como mentor, lo principal es esta voluntad de ayudar y de querer guiar y generar consciencia en un mentee de lo que es su mundo interior y de su mundo exterior. Y a mi lo que más me gusta del mentoring es esto de desafiar al otro y que te desafían también a generar nuevos pensamientos, a generar nuevas reflexiones y terminar en una transformación.

A: ¿Grimanesa, que eres mentora, podrias decir “mira a mi estas cualidades y estas experiencias me hicieron como una mentora exitosa o por un buen camino…”?

Grimanesa González: Bueno para mi, yo creo que en mi caso es principalmente la curiosidad de aprender cosas nuevas. Me gusta mucho investigar, me gusta mucho encontrar nuevas alternativas y compartirlas con otros, me gusta mucho discutir temas y con mis mentees lo hacemos mucho. Planteamos temas y discutimos mucho del tema y, independiente de lo que uno quiera conversar, siempre puedes llegar a un nuevo desarrollo, siempre puedes llegar a un nuevo propósito y generar nuevos constructos. Y creo que eso es, desde mi parte, lo que me hace buen mentor, esto de estar constantemente exigiendole con la verdad, y a veces también siendo, con coraje, haciéndoles preguntas que generan un dolor beneficio, darse cuenta de lo que está pasando y que genere este click que es lo que más me gusta.

A:¿Por qué están las dos ustedes haciendo este taller?¿por qué se eligieron? Cómo fue eso de estar juntas

Grimanesa González: Bueno yo estaba invitada desde el principio al congreso para hablar de coaching o mentoring y elegí hablar de mentoring Y bueno, con Marisol somos compañeras en el diplomado de mentoring que impartimos en la academia, somos ambas profesoras del diplomado, entonces para mi fue un honor invitarla a que ella estuviera conmigo y me acompañara porque ella es muy instruida en todo lo que es el mentoring, osea tiene una capacidad increíble de aprender, captar información, desarrollarla, entonces desde ahí creo que algo que he aprendido de mi maestro que es Paul, es que uno tiene que rodearse de los mejores cuando tú haces algo. Y para mi ella en el mentoring en nuestra academia, es una de las mejores.

Marisol Castillo: Pienso lo mismo de ti. Muchas gracias por invitarme, para mi también fue un honor cuando me invitaste. De hecho me acuerdo que me preguntaron, mucho antes que tu, me dijeron ¿vas a hablar en el congreso? Y yo dije no, no creo, son palabras mayores, todavía no. Y pasaron unos días y Grimanesa se acercó y me hizo la invitación y dije “guau, gracias, estoy lista”.

Leer 698 times