Lunes, 03 Diciembre 2018 18:03

Entrevista a Ilene Daza

A: ¿Qué es la neuroemoción?

Ilene Daza: La neuroemoción es una disciplina de cómo los pensamientos y las emociones impactan nuestros resultados de forma saboteadora o de forma potenciadora. Entonces, es como el estudio de darnos cuenta y de identificar precisamente esos hábitos de pensamiento, emoción, lingüísticos y de acción, y cómo eso, proyectados en nuestra realidad, dan unos resultados.

A: Hay mucha gente que hace una distinción entre pensamiento y emoción, ¿acá tú los unes un poco?

Ilene Daza: Exactamente, claro porque es como precisamente ese mix, cómo los estamos gestionando, que dan unos resultados o no, y cómo nosotros tenemos que alinear ese pensamiento y esa emoción, incluso nuestro lenguaje y nuestra acción, para obtener resultados que queremos. Porque cuando están desalineados y no están en congruencia es cuando definitivamente no obtenemos lo que queremos. Pero sin esa distinción, sin esa de pronto identificación, no lo hacemos, y por eso nos preguntamos: Bueno, si yo quiero esto, si yo tengo este propósito claro, si yo tengo esta meta y estoy actuando, estoy haciendo cosas, ¿qué pasa que no lo logro? Y es que de repente no sientes lo correcto o lo que debes sentir, o no le metes esa pasión, esa energía, con esa emoción para ese logro de objetivos. O de repente dices y haces, pero piensas y sientes diferente. Entonces es cómo nosotros alineamos todas estas dimensiones para el logro de nuestros objetivos de una forma coherente y congruente.

A: Tú dices que los alineas, pero ¿no ves que alguno sea más fuerte que otro?

Ilene Daza: Yo creo que no podemos decir en qué porcentajes estadísticamente ni específicamente, pero sí es importante que haya una congruencia. Es la única forma que tenemos de poder lograr esos resultados que nosotros queremos en determinada área. Cuando estamos pensando de una manera y actuamos de otra, o viceversa, o hay algo que está en incongruencia, se ve reflejado en nuestros comportamientos, en nuestras estructuras, en nuestras adaptaciones, en las cosas que proyectamos, etcétera. En nuestro lenguaje no verbal, que tú sabes que demuestra, pues, todas esas incongruencias que a veces nosotros ni siquiera conscientemente tenemos.

A: Tú hablas de la alta competencia, ¿qué es la alta competencia?

Ilene Daza: La alta competencia es cuando nosotros ponemos nuestro talento en valor. La alta competencia es cuando estamos en nuestro elemento. Que no es lo mismo la alta competencia que el rendimiento. La alta competencia es cuando tú sales de esa zona de seguridad o esa zona de confort donde estás teniendo resultados básicos o normales, o los esperados, y de repente te vas a tu zona de genialidad cuando estás dando lo mejor, cuando estás brillando, cuando estás en tu elemento, cuando estás en eso para lo que tú eres muy buena. Traducido en ponerlo en valor es lo que te da la alta competencia. Una cosa es el talento, y todos tenemos talentos naturales, y otra cosa es cuando tú ese talento lo pones en valor es cuando puedes llevarlo a una alta competencia.

A: ¿ Crees tú que se puede lograr esto en el largo plazo? ¿Cómo se transforma esto para llegar a la alta competencia? O sea, ¿qué tengo que hacer yo para lograr ese resultado?

Ilene Daza: Primero hay que identificar qué tipo de creencias tienes, respecto a si son saboteadoras esas creencias o si son potenciadoras. Y si encuentras que tienes unas creencias sobre tu capacidad o sobre la posibilidad de llegar a esa alta competencia, hay que trabajarla. Entonces eso es básico, y empezar desde la dimensión de la mente, a revisar ese sistema de creencias como está. Y luego de eso, poner en alineación todas estas dimensiones de las que te hablo en cuanto a la emoción, en cuanto a la motivación, porque para tú llegar a convertir tu talento en alta competencia tienes que meterle mucha pasión, mucha energía. Cuando a Newton le preguntaron que cómo conseguía él sus teorías, que cómo llegaba a ello, él sólo respondió: Pensando en ello de día y de noche. Y para eso se necesita tener mucha pasión y mucho compromiso por lo que uno hace. También, cada competencia tiene su propio lenguaje, entonces es importante que empiece uno a hablar de forma que vaya en congruencia con esa alta competencia que se quiere desarrollar. No hablamos de cualquier manera, hablamos de acuerdo a esa competencia que se quiere desarrollar, y por supuesto, tener una serie de conductas, comportamientos, acciones que te lleven a lograr eso. Y que te saquen de esa zona de seguridad, y que te lleven a esa zona donde tú estás encontrando resultados superiores y excepcionales, no resultados normales.

A: Y cuando se rompe esa zona de confort, ¿te ha tocado la experiencia de que la gente después de que supera su zona de confort no llega definitivamente a la alta competencia, sino que se queda en un nivel intermedio? ¿Cómo se puede lidiar con esa frustración?

Ilene Daza: Claro, ahí el tema es que pueden haber muchos factores, y hay que revisar por eso el tipo de creencias que tenemos al respecto. Y no solamente eso, sino también todo el criterio que tienes, porque para que se complete ese círculo de la competencia también hay que tener un criterio que está dado por los conocimientos, por las habilidades, por las destrezas, etcétera. También tenemos que revisar nuestro nivel de compromiso, y el nivel de compromiso está dado por la percepción que yo tengo de la recompensa que voy a tener cuando yo suba y alcance esa alta competencia. Entonces, si yo tengo una percepción de que voy a tener mucho valor al hacer este trabajo, al esforzarme, yo lo voy a hacer. Eso va a ser como un combustible que me va a llevar a mí a eso. Pero debe estar muy alineado con cosas que de verdad signifiquen mucho para mí, que vayan de acuerdo a mi propósito, que yo sienta que se va a ver recompensado ese esfuerzo que yo voy a hacer, porque sí es claro que hay que hacer un esfuerzo. Si es claro que hay que trabajar por ello como práctica deliberada e intencional y muy enfocada en eso que quiero lograr. No es que unos días trabajo en esto, luego hago otras cosas, de pronto el mes entrante vuelvo y entro a ver qué puedo mejorar, etcétera. No es que de repente yo trabaje esporádicamente en esas competencias y de pronto el mes entrante yo incorpore otras prácticas y competencias, no. Tenemos que entender que práctica deliberada con intención y foco, buscando esa alta competencia y llegando a esa zona de genialidad requiere de un esfuerzo y trabajo. Pero para que nosotros tengamos esa motivación y queramos pensar todo el día en eso y toda la noche en eso, tiene que haber una percepción de lo que yo voy a ganar, de la recompensa, en términos de reconocimiento, en términos de valores, qué se yo, para todos es diferente. Debe haber una apreciación muy alta que me lleve a mí a de verdad lograr eso. Entonces cuando de repente vemos a un ejecutivo que sí empieza con muchas ganas, pero se queda en la mitad del camino como tú bien lo decías, tenemos que revisar sistema de creencias, tenemos que revisar cuál es esa percepción de valor que él está teniendo, es decir eso qué me va a dar a mí, y de pronto ahí, en esa percepción de valor puede estar el tema de la desmotivación o el tema de quedarse en esa zona de confort. Entonces es como entrar a revisar ahí todas esas cosas.

A:Todas las personas que hemos entrevistado hablan mucho sobre el sistema de creencias, ¿cómo se logra cambiar ese sistema de creencias para finalmente? porque ¿qué es primero, salir de la zona de confort o salir del sistema de creencias?, ¿cómo se sale de ahí para llegar a los siguientes pasos?

Ilene Daza: Mosotros todos tenemos un sistema de creencias como te decía al principio, que ha sido constituido desde que nosotros nacemos, crecemos, por nuestros padres, las voces que escuchamos, de nuestro maestros. Incluso en el día a día nosotros estamos adquiriendo creencias nuevas todo el tiempo, ya sean limitantes, o ya sean potenciadoras, etcétera. El tema es que hay que identificar dónde está la creencia que no me está dejando llegar a ese resultado que quiero, y qué tipo de creencia es, porque hay tres tipos de creencias: De capacidad, es decir, yo me creo capaz de llegar a esa alta competencia y ser genial en eso; Hay creencias de posibilidad, es decir, ¿eso es posible?, ¿alguien lo ha logrado?, nadie lo ha hecho, en mi entorno no se hace eso de esa manera; O, creencia de merecimiento, es decir, ¿será que yo me lo merezco?. Y esta es una de las más ocultas porque generalmente nosotros creemos que nos merecemos muchas cosas, pero resulta que es una creencia oculta porque no nos imaginamos diciendo “yo no me merezco eso”. Pero ahí hay mucho, mucho trabajo que hacer si es una creencia de merecimiento. Entonces primero es como saber que si no estoy teniendo los resultados que quiero y los objetivos que quiero lograr, es porque hay detrás una creencia que me está limitando, de algún tipo. Esa es la primera, la consciencia de eso. Lo segundo es identifico, es de posibilidad, es de capacidad, o es de merecimiento. Y lo tercero es comenzar a buscar evidencia de lo contrario para poder convertir esa creencia en una creencia potenciadora, para empezar a creer otra cosa sobre eso que yo quiero lograr, y así por supuesto poder salir de esta zona de confort.

Leer 662 times Modificado el Lunes, 03 Diciembre 2018 18:28